93 213 68 13 info@citopatveterinaria.com
Área clientes

En los últimos meses hemos recibido alguna consulta desde el ámbito clínico sobre la disponibilidad y utilidad de marcadores de COX-2 en tumores mamarios o sobre el empleo de inhibidores de COX-2 como terapia de apoyo. Sirva esta nota como respuesta general y opinión personal al respecto.

La ciclooxigenasa (COX) es un enzima que media la conversión del ácido araquidónico en prostaglandina H2, un precursor general de la síntesis de diversos prostanoides. Existen dos isoformas de ciclooxigenasa: COX-1, también llamada forma constitutiva, está presente en diversos tejidos de forma fisológica. Y COX-2, también llamada forma inducida, es indetectable en tejidos normales pero aparece sobreexpresada, entre otras, en diversos tipos de neoplasia. En este sentido, la actuación dirigida contra COX-2 de forma específica se ha propuesto como una herramienta terapéutica prometedora.

El papel de COX-2 como inductor único de tumores mamarios parece demostrado al menos en ratones transgénicos (19) . COX-2 aparece sobreexpresado en múltiples tumores caninos (renales, urinarios, óseos, intestinales, epitelios escamosos) (20-23) y también en tumores mamarios (1, 3, 4, 6, 10, 11, 13, 14, 15, 19) . Además, en diferentes trabajos se hace patente una mayor expresión de COX-2 en neoplasias malignas respecto a neoplasias benignas (1, 3, 4, 6, 9, 12, 13, 18) , tanto en frecuencia de expresión como en intensidad.

La utilización de inhibidores de COX-2, es decir, antiinflamatorios no esteroideos (AINE) ha resultado útil en terapias de cáncer de colon y de mama en humanos. Además, su empleo en tumores de vejiga urinaria en perros también parece tener efectos positivos de remisión (25) . Por todo ello, existe la prometedora posibilidad de que también puedan beneficiarse de su uso los pacientes con neoplasias malignas mamarias.

Nos hacen falta, sin embargo, uno o más estudios clínicos con muestras amplias que confirmen o desmientan la utilidad de este tipo de terapia. Mientras no tengamos sobre la mesa dichos estudios, la utilidad de las técnicas de inmunohistoquímica en casos concretos y reales como herramienta pronóstica es limitada. Actualmente dichas técnicas están disponibles, pero plantearlas como rutina en el diagnóstico y pronóstico de tumores mamarios es, hoy por hoy, en mi opinión, precipitado y de utilidad dudosa