93 213 68 13 info@citopatveterinaria.com
Área clientes

Elisa Ruiz Riera DVM

Os presentamos un caso clínico, no muy frecuente en clínica aunque sí interesante des del punto de vista macroscópico e histopatológico.

Se presenta en la clínica una perra de raza bullmastiff de 8 años. El animal presenta un abultamiento de la membrana nictitante, que hace que ésta sobresalga de la cuenca levemente. Se decide la extirpación de la membrana nictitante por completo y se envía para su estudio histopatológico. La veterinaria nos informa además de un historial previo de mastocitoma cutáneo en el muslo y quistes foliculares recidivantes.

Figura 1: La paciente al llegar a la clínica. Se puede apreciar una masa blanquecina que protubera y llega a afectar la visión del animal.

Macroscopicamente, la masa tiene unas dimensiones de 2.5x3x1.7 cm, con una lesión neoplásica adherida a nivel ventral, de apariencia multilobular, parcialmente delimitada y de color grisáceo. La consistencia es firme.

Después de su fijación, inclusión en parafina y la realización de cortes histológicos,  observamos al microscopio una neoplasia densamente celular, no encapsulada aunque parcialmente delimitada, compuesta de células poligonales dispuestas en nidos pequeños en los que multifocalmente se observa material granular eosinófilo en el centro. Dichos nidos están separados por un moderado estroma fibrovascular. Las células neoplásicas tienen límites citoplasmáticos definidos y citoplasma moderado a escaso, ligeramente eosinofílico y ocasionalmente granular. Los núcleos son redondos con cromatina finamente punteada en la que ocasionalmente se observa un nucléolo evidente. El grado de anisocariosis y anisocitosis son moderados, con presencia multifocal de megacariosis. Observamos de 1 a 2 figuras mitóticas por campo de 40x. Asociadas a la masa, se observan focos de hemorragia y agregados linfoplasmocíticos multifocales. La masa presentaba buena delimitación, por lo que no se temen posibles células remanentes.

Figura 2: Neoplasia a 20x. La neoplasia se organiza en múltiples estructuras adenoides mal organizadas, con contenido eosinófilo homogeneo. Figura 3: Neoplasia a 40x. Se puede observar la presencia de mitosis, así como el estroma escaso presente entre las células.

Se concluye pues, que el diagnóstico corresponde a un Adenocarcinoma del tercer párpado o membrana nictitante. Dicha neoplasia es una lesión poco frecuente, invasiva y sólida que habitualmente se presenta como un nódulo alojado en la base de la membrana nictitante, en la conjuntiva ventromedial. El tumor puede desplazar el globo, y en tumores grandes hay invasión del tejido orbital adyacente. Se trata de neoplasias localmente agresivas, con tendencia elevada a la recidiva local y posibilidad, aunque menor, de emitir metástasis a nivel distante.

Agradecemos a MON VETERINARI (www.monveterinari.es) por facilitarnos la información clínica y la imagen del animal adjunta al caso.